Protección de menores. Guía para formadores, de Begoña Ruiz

Al asumir el reto de hacer una guía para la formación sobre protección de menores, establecí dos objetivos concretos: la prevención y la detección. En la primera parte del libro se dan claves para permitir a los formadores intuir las señales que muestran que un niño puede estar atravesando una situación de abuso. En lo relativo a la prevención, y como se trataba de diseñar algo práctico, la idea de realizar unos talleres de educación afectivo-sexual parecía lo más oportuno para facilitar el diálogo sobre el sentido del cuerpo y la sexualidad en el ámbito de la catequesis. El significado de la sexualidad es un tema que posibilita abordar las cuestiones más profundas de la existencia: el valor y la dignidad de la persona, su ser biológico y espiritual, la unidad de cuerpo y alma, la importancia de la amistad, el amor conyugal… Así, hablar con los niños de sexualidad constituye un trabajo de prevención que les permite adquirir herramientas para distinguir lo que está bien y lo que está mal en el terreno de la sexualidad, de una forma que entienden y valoran como algo positivo y bello su dimensión corporal y afectiva.

Contenidos relacionados