Buena noticia sobre el sexo y el matrimonio, de Christopher West

Profundas y revolucionarias ideas de san Juan Pablo II en su Teología del cuerpo

En este libro, realizado en forma de preguntas y respuestas, explica los porqués que se encuentran detrás de las doctrinas de la Iglesia mostrando la profunda belleza del designio original de Dios al crearnos varón y mujer. A lo largo de sus capítulos se responden, con total sinceridad, los principales temas y objeciones relacionados con la conducta sexual y el matrimonio que le han planteado al autor en los numerosos encuentros y conferencias que ha impartido por todo el país. La “buena noticia” es que el sexo tiene un sentido y que la verdadera satisfacción del deseo que nos mueve a todos es el de amar y ser amados. Fue san Juan Pablo II quien volvió a pensar y a presentar la doctrina de la Iglesia sobre el sexo y el matrimonio de una forma muy profunda, original y revolucionaria. Algunos consideran su Teología del cuerpo, desconocida hoy para mucha gente, como una bomba que estallará con el tiempo y que cuando lo haga el mundo asistirá a la restauración del matrimonio y de la familia, y al desarrollo de una verdadera cultura de la vida.

“El libro de Christopher West es espléndido. Ofrece a los lectores una aplicación práctica, fácil de leer y muy atractiva de las razones por las que las enseñanzas de la Iglesia sobre el sexo y el matrimonio son verdaderas, y por este motivo, son la verdadera ‘buena noticia’ para la sociedad de hoy. Con convicción y entusiasmo, Christopher West nos muestra que esta enseñanza, tan elocuentemente proclamada por san Juan Pablo II, hunde sus raíces en la dignidad del hombre y la mujer como seres sexuados a la imagen y semejanza de Dios, a quienes se les debe amar por sí mismos y no convertirlos en meros objetos de placer.

Editorial Didacbook, 2015

CONTENIDOS RELACIONADOS

Reza, ama, vive y disfruta, de Jaime Sanz Santacruz

Reza, ama, vive y disfruta quiere enseñarte que es posible rezar amando y disfrutar llenando de amor nuestra vida y la de los demás con la ayuda de las virtudes teologales que Jesús nos dejó: fe, esperanza y caridad. Conocer a Jesucristo y llevarlo a todas partes...